MACBA CAFÈ CHICHALIMONÁ abre sus puertas

7 agosto 2019

MACBA Cafè Chichalimoná ya es una realidad. Ya existe, ya puede tocarse o visitarse, ya es de verdad. Después de un gran esfuerzo, de forjar un proyecto en mente, de ganar un concurso y de trabajar para ajustar todas las necesidades del local a tiempo, ahora ya lo tenemos, ya es nuestro, ya es de todos.

Su inauguración fue como una burbuja. Amigos y compañeros que nos han acompañado a nosotros y al MACBA en el proceso de creación, se acercaron para ver el resultado, que parece que no defraudó. Se buscaba una oferta gastronómica que cubriera todas las franjas del día. Que acogiera a turistas que visiten el museo, a residentes de Barcelona que pasen por allí, a trabajadores del barrio. El resultado se plasmó en forma de vermutería gastronómica. “Sencilla y con productos de buena calidad. Con un toque divertido, internacional, con platos y platillos para compartir y para pasar un buen rato”, nos contaba su cofundadora Sara Reixach.

Esta nueva inclusión mantiene la misma esencia Chichalimoná que sus dos hermanos de Passeig de Sant Joan y Avinguda Icària. Contiene su parte chicha y su parte limoná; la que te invita a tomar vermuts y la que te pide todo con más calma. Las dos, con ese toque internacional y vanguardista que las hace diferentes, pero manteniendo siempre el protagonismo en el producto.

Víctor Burgués, por su parte, nos recomienda algunas de las nuevas propuestas obligatorias a probar. Entre ellas, las bravas piconas (novedad estrella), el solomillo ibérico marinado en vermut y especias con chutney de tomate y salsa chicha, o los rollitos vietnamitas. Para acompañar la comida se ofrecen vinos naturales, ecológicos y biodinámicos, una carta de 10 vermuts y cervezas artesanales.

Y así nace MACBA Cafè Chichalimoná. Con ganas, cuidando los detalles y ofreciendo la esencia del restaurante también desde el MACBA. “Mejora sin duda la experiencia del museo”, contaba Gemma Romaguera, Responsable de Concesiones y Gestión de Espacios del MACBA. “Poder venir con los niños, visitar las exposiciones, venir a comer, desayunar, tomar un café… Todos los museos del mundo tienen cafetería y al MACBA le faltaba”. Pues ahora ya ha llegado y ya podemos disfrutarla.

Fotografías: Enrique Muda